La Isabelica

La Isabelica
 Su ubicación en el sur de Valencia:
La decisión de construir la urbanización La  Isabelica al sur de la ciudad de Valencia, está relacionada con la convergencia de varios factores macro sociales que ocurrían en Venezuela  en la década de los sesenta, los cuales intervinieron sin duda alguna  en el desarrollo de ese proyecto.
o        La impronta de la dinámica industrial derivada del proceso de sustitución de importaciones que encuentra eco en el impulso del proceso de industrial localizado en Valencia.
o        Las iniciativas de planificación Urbana a nivel local que buscaban un emplazamiento para la zona industrial y para la población movilizada por el proceso migratorio rural.
o        La necesidad de orden político simbólico  de la  recién recuperada democracia,  de legitimar el gobierno de turno de base popular, impulsando desarrollos habitacionales para obreros.
o        Los cambios en la política habitacional nacional que buscaba la masificación de la producción de viviendas.
Algunos antecedentes locales: Industrialización y crecimiento urbano de la Ciudad.
Valencia, en la década de los sesenta, experimenta un acelerado proceso de industrialización y de crecimiento poblacional que la ubica en cuarto lugar, con un índice de desarrollo más elevado que el de Caracas y Maracaibo. Entre 1952 y 1965 pasó de 103.018 habitantes a 210.000. Se convierte en un centro de atracción de migración rural además de presentar un elevado índice de natalidad (40,3%) y una disminución de la mortalidad (9%) debido a las mejoras sanitarias que se establecieron.
           
Antes de la creación de la zona industrial Valencia ya tenía un  número importante de industrias, pero luego de 1958 se produce una gran expansión, incentivadas por la política de sustitución de importaciones y por los incentivos naturales y fiscales de la zona. Para 1962, cuando se está concibiendo el proyecto de  La Isabelica, existían en Valencia 927 industrias que significaba una oferta de 14.000 puestos de trabajo.
Ya desde 1950 Se observan  los esfuerzos institucionales del Concejo Municipal de Valencia, mediante creación de  la Comisión de Urbanismo que produce el Plan Regulador de Valencia, se formulan   ordenanzas para la atracción de empresas, así como genera instituciones como FUNVAL.
Esta Comisión de Urbanismo procedió a establecer dentro del plano regulador de la ciudad la Zona Industrial de Valencia, propuso, y el cuerpo edilicio aceptó, reservarse los ejidos de la zona sur para comenzar el desarrollo de la zona industrial. En abril de 1951, con motivo de la VII Asamblea de Fedecámaras realizada en Valencia, el Concejo presidido esta vez por Eduardo Célis Sauné, dictó una resolución mediante la cual se ofrecían terrenos y exoneraciones de la Patente de Industria y Comercio, por varios años, a las industrias que se establecieran en la ciudad. Fue la primera acción de este tipo que se produjo en el país. El día 3 de abril de 1956 se publicó la Ordenanza Municipal Reguladora de Ventas de Terrenos en la Zona Industrial,  sobre una extensión de ocho millones de metros cuadrados, en la que se establecían las condiciones de venta y exoneraciones de pago de patente por dos años, que luego se aumentó a cinco. Y en el año 1959 es cuando se complementan los estudios y se decide la creación de la Zona Industrial.  Se ubicó al sureste de la ciudad y comprendió dos mil hectáreas totalmente planas, de las cuales 800 eran propiedad municipal. Estos terrenos tienen la inclinación adecuada hacia la quebrada de Quigua y se dividen en dos zonas, una en el sur para industrias semi pesadas y las del norte para las industrias livianas. “No sólo se ofrecía tierra barata, sino también servicios públicos y organización adecuada, con métodos modernos que garantizaban la mejor utilización de los capitales a invertir. Se le dijo a Valencia que inicialmente se prefería instalar aquí industrias para que sus habitantes encontraran trabajo permanente. Se les dijo que era preferible obtener primero un trabajo que una avenida, porque se podían tener vías públicas y desempleo al mismo tiempo. Pienso que Funval abrió el camino o la pica para que Valencia y Carabobo se industrializaran, y que el Concejo Municipal de aquella época presidido por Humberto Celli merece acumular todos los méritos de este proceso, pues a ninguno de sus integrantes le falló el pulso a la hora de comprometernos con el futuro. No se puede olvidar el día en que la municipalidad recibió un cheque de Ford Motor Company por la suma de 840 mil bolívares, cancelando la compra de 42 hectáreas que compró en la zona industrial de Valencia y que adquirió a razón de dos bolívares el metro cuadrado. Esa decisión de Ford definió el futuro de la zona industrial, pues significó una demostración de confianza en un ayuntamiento quebrado, que no tenía Dinero ni siquiera para pagarles a sus trabajadores, pero sí la fe de los 7 concejales a quienes no animaba otro interés distinto al gran destino de la ciudad. Al conocerse que Ford venía para Valencia, comenzó la lluvia de interesados en comprar en la zona.
Para 1962 existían en Valencia 927 industrias, el 77,35% eran de alimentos, la seguían las fabricas de construcción de equipos para transporte, muebles y accesorios. Las empresas textiles y alimenticias ocupaban el 35.1% de los trabajadores empleados, las industrias de productos químicos, minerales, metálicos, transporte y bebidas ocupaban 39,75% de los trabajadores. El total la oferta era de 14.000 empleos.
Por otra parte en el análisis de las corrientes migratorias encontramos que  51,8% de la población eran nativos de Valencia y llegados antes de 1950, el 20,2% de la población eran llegados entre 1950 a 1957 y el 28,0% de la población eran llegados de 1958 a 1962. Es decir,  el   48,2% de la población de Valencia había migrado de otros lugares del país y solamente un 31,2% había nacido en Valencia.
Otro elemento resaltante  es la doble corriente de migraciones, además de las externas se presenta una gran movilidad interna o intercambio de población entre las distintas zonas de la ciudad.
“El casco antiguo,  tiende a despoblarse en provecho de las zonas periféricas, principalmente barrios, después municipios urbanos, urbanizaciones y vivienda popular. Esta tendencia  no podía sino agravar la situación  de los barrios, ya se consideraban precaria las determinantes físicas (falta de drenaje) no constituyeron freno. Así como la construcción de la autopista Sur, que se pensaba actuaria de barrera”. (Op. Cit)

La ciudad  pasa de un superficie urbana de 1.260 has  en 1952 a 2.850 has en 1965 representando un incremento espacial urbano de 226%.
Valencia en su crecimiento se abrió al Norte y al Sur,  estratificando socialmente la  ciudad de la siguiente manera:
o          En el Sector norte, clase media y baja. Con una densidad de 63 habitantes por has.
o          En el casco antiguo familia de ingresos medios y bajos. Con una densidad 115 hab. por ha.
o          Y al sur  se intensifica las viviendas  precarias. Con una densidad de 160 hab. Por ha.
Esta estratificación   se corresponde a la estructura espacial de la propiedad de  la tierra. Al norte terrenos privados con desarrollo de urbanizaciones. Al sur terrenos ejidos y nacionales ocupado por barrios.
En síntesis:  el Sur de la ciudad presentaba graves problemas  que ni siquiera el Plan Rector elaborado a nivel local pudo mitigar, según señala el plano regulador de Valencia  en la exposición de motivos   .
En 1965 la dirección de planeamiento elaboró el segundo Plan de Desarrollo Urbano para Valencia, cuya proyección era hasta 1985. Proponían la remodelación total de todos los barrios del Sur. Se pretendía que los organismos nacionales intervinieran mitigando el problema adquiriendo terrenos y  construyendo viviendas, vías, escuelas, comercios.
La ubicación de Valencia en la cuenca del Lago de Valencia
A nivel de Valencia y, en general a nivel nacional, regional y local  se dejo de lado por mucho tiempo el hecho de que esta  ciudad está emplazada en la cuenca del Lago de Valencia que tiene como principal característica su carácter endorreico (sus aguas no tienen salida al mar). Y con el tiempo esta característica y la ejecución de obras hidráulicas erradas  han traído como consecuencia  una situación donde el aumento del nivel de Lago y su incidencia en la inundación de  barrios y urbanizaciones de Maracay y Valencia, es su expresión más relevante. 
En febrero de 2005 el Gobierno Nacional declara en estado de emergencia el Lago de Valencia. En el artículo 1 del  Decreto 3498 del 23 de febrero 2005 GO No. 38134 se señala “Se declara en estado de emergencia la cuenca del Lago de Valencia  en virtud del riesgo de posibles inundaciones con motivo de la elevación del nivel de agua y por los niveles de contaminación presente en el sitio, que podrían afectar a las poblaciones aledañas y zonas agrícolas colindantes. Por lo tanto, es necesario adoptar las acciones pertinentes y realizar las obras requeridas para la prevención de dichos riesgos.”  Así en pocas palabras se resume lo que en nuestra opinión es la paradoja entre la creciente necesidad de agua potable y la también creciente descarga de aguas servidas (domesticas e industriales) en el Lago de Valencia. 
Lógica nacional para un problema local: Innovación tecnológica y cambios organizativos para masificar la producción de viviendas.
Desde 1958 se dieron  acciones del Banco Obrero dentro del plan general de desarrollo, debido a la necesidad de  encauzar las inversiones de acuerdo a la importancia de sector dentro del desarrollo armónico de la economía Venezolana. Las necesidades habitacionales reflejadas en los resultados del Censo Nacional de Población de 1950, presionando para estructurar una política nacional de vivienda dentro de una mayor racionalidad el tratamiento  y solución del problema.
Es decir la política de vivienda planteada a partir de 1964 buscaba  satisfacer la demanda  según los estratos de ingreso. A El Banco Obrero le toco ejecutar  el programa de viviendas de interés social en poblaciones mayores de 25.000 habitantes. Y dado que el 75% de esa población, estaba compuesto por familias  con ingresos menores a 1.200 Bs mensuales, ese debería ser el centro de su atención.
Para ese entonces Venezuela tenía 44 ciudades con más de 25 mil habitantes. Se fijaron  las siguientes metas (CENDES-MINDUR, Op.cit.):          
Añ0    Nro. Unidades
1965   7 mil
1966   15 mil
1967   20 mil
1968   25 mil
Estas  cantidades representaban un aumento significativo en la producción, El Banco Obrero  tendría para ello pasar de 7 mil viviendas por año a 30.000 lo cual implicaba superar los métodos tradicionales. Tal hecho significo cambios en   lo institucional ocasionando una revisión en el proceso de producción, administración y organización  del Banco Obrero. Se organizaron tres niveles de diseño:
o          La oficina de Proyectos: de diseño inmediato que construía sobre la marcha.
o          El Grupo de Diseño intermedio, cuya producción era a mediano plazo.
o          La Oficina de Diseño en Avance, cuya producción era a mas largo plazo por ser un  centro de innovación en tecnologías de la construcción.
Producto de ese proceso se genero un cambio en los esquemas urbanísticos, se experimentaron   modificaciones en los criterios de densidad. Se procede a densificar las urbanizaciones con edificios tipo cruceta modulares, con un cuerpo de circulación vertical y cuerpos de 2.3 y 4 dormitorios que permitan la creación de diferentes tipologías de edificios con módulos básicos.

El Presidente Raúl Leoni en la inauguración de la Urb. La Isabelica
En ese momento se planteo la construcción de la Urbanización experimental de San Blas,  en Valencia, que sin desechar la vivienda unifamiliar, la combinaba con la multifamiliar de cuatro a nueve pisos , de lo que resultaba una mayor densidad .Para alcanzar el objetivo no solo se combinaron tipos diferentes de vivienda , sino que se redujo el área de la parcela unifamiliar y se uso la vivienda continua.
Discusión sobre la localización de La  Isabelica al sur  de Valencia:
Es importante revelar para fines del estudio la existencia de antecedentes históricos que documentan  lo cuestionable de la ubicación de La  Isabelica que para el momento de su diseño fue denominada “Ciudad  Obrera”.
Señala en la entrevista  el  Dr. Alfredo Cilento  uno de sus diseñadores:
“Después de la caída de Pérez Jiménez en el año 58-59 hicieron una Propuesta que la llamaron, la Ciudad Obrera de Valencia, propuesta del Presidente Rómulo Betancourt para atender problemas de vivienda de la zona industrial que en ese momento arrancaba. El Presidente anunció la idea de crear una ciudad obrera para aprovechar el desarrollo de la zona industrial. Los estudios se los encomendaron a la dirección de urbanismo de M.O.P (Ministerio de Obras Públicas). El M.O.P conjuntamente con el Banco Obrero seleccionaba un terreno donde se iba a construir la ciudad obrera. Para ese momento yo era jefe de la división de programación del Banco Obrero: Eso fue por el año 58-59, me toco participar  en esa discusión , ¿dónde iba a quedar la ciudad?. Nosotros nos opusimos a la idea de crear una ciudad obrera, queríamos hacer un gran desarrollo, no para obreros, hacer una urbanización donde se le diera cabida a gente de diferentes niveles de ingresos, profesionales, técnicos y obreros. La polémica entre el M.O.P y el Banco Obrero fue tremenda, insistíamos en que la ciudad obrera no iba a funcionar. Esta polémica se centro  en el hecho de que había una idea de construir  el desarrollo hacia Los Guayos y el Ministerio aprobó desarrollar hacia el Sur, y finalmente se escogió esa zona. Todos estábamos conscientes que la zona Sur era inundable, la razón por la cual  los canales de drenajes tuvieron prioridad. Mientras esto seguía, el dilema entre estas dos zonas, iniciamos  el programa experimental vivienda de San Blas. Nosotros con la iniciativa de Enrique (Hernández),  Jefe de la Unidad de Proyectos de San Blas y La  Isabelica , de hecho él se mudó para allá y vivió 2 ó 3 años para estar pendiente de eso; con su iniciativa. El fue jefe de proyecto de La  Isabelica antes jefe de la unidad  de investigación y desarrollo, de diseño de avance, él fue quien desarrollo este programa experimental. Esto fue famosísimo, no solo participaron los arquitectos  del Banco Obrero sino de las empresas; ellos terminaron diseñando el desarrollo de San Blas en el cual se utilizo  un sistema constructivo en base a estructuras de acero, hasta 4 pisos, con lo que se desarrollo allí, por eso se llamaba desarrollo de avance, prever desarrollos a futuro. El premio a las empresas fue un contrato para construir en San Blas. Una vez que se seleccionaron las empresas, Enrique seguía trabajando con el proyecto con su equipo, estudiantes  o recién graduados de la Facultad de Arquitectura, de la unidad docente, compartíamos en la facultad funciones del Banco Obrero”.
La ubicación de La  Isabelica al sur de Valencia plantea un problema de susceptibilidad intrínseca que se deriva de su ubicación en una zona inundable. Tal como se señala  en sus consideraciones finales el Informe del Banco Obrero (1963) sobre la selección de terreno para el programa de Valencia.      En los terrenos escogidos  se preveían  las siguientes desventajas:
o          Producirían un crecimiento de la ciudad hacia los terrenos mas bajos, con dificultades permanentes de drenaje, que en el caso de desarrollos planificados exigirían costos adicionales en obras de infraestructura. Y graves problemas sanitarios en los desarrollos anárquicos (por invasiones, o asentamientos progresivos no organizados en terrenos municipales) que inevitablemente se producen alrededor de los desarrollos organizados.
o          La zona es de características muy planas y claramente anegadizas.
o          No existen drenajes naturales para las aguas.
o          El terreno posee baja capacidad de carga, experimenta fuertes contracciones que se traducen en el agrietamiento que obligaría elevar el volumen del relleno y un cuidadoso tratamiento de compactación.
o          El drenaje es sumamente difícil por las características de anegadizo del terreno y por el alto nivel freático.
Con todas estas limitaciones el MOP decide su ubicación al sur tocándole al Banco Obrero desplegar un desarrollo que mitigue las características del lugar.
El Banco Obrero   compra en septiembre de 1965,  260 hectáreas  en dos lotes a la sucesión  Rauber Avendaño y a la Sucesión de Benacerrat Coriat.
El Banco Obrero adquiere mediante contrato de compra y venta que celebra con Juan Carmona, Oscar Guruceaga, Eugene Capucio , Raul Zarikian, Salvador Salvatierra salas, Anibal Montenegro. Arturo Camacho, Miguel Angel  Senior, Compania anónima en comandita  ”Susesores de Abrahan  Benacerrat  Coriat”, un fundo denominado “ La  Isabelica”, ubicado en jurisdicción del Municipio San Blas, con una superficie total de 1.027340,00 m2. El precio de esta venta es la cantidad de Bs 2.456.868,00, a razón de Bs. 2,3 m2. Acto registrado en la Oficina Subalterna de Registro del Distrito Valencia, el 13 de Septiembre 1965 bajo el Nro 48, Folios164 al 177 protocolo 1ro, Tomo 11.
Como también compra a la sucesión “Rauber  Avendano” un fundo denominado Isabelica abajo “, con una superficie total de 1.5.75.979,80 m2., por la cantidad de Bs.3.782.270.40 a razón de  Bs 2.3 m2. Según documento registrado en la Oficina subalterna de Registro del Distrito Valencia el 24 de Septiembre de 1965 anotado bajo el Nro 62, folios 241 al 246, Protocolo 1ro, Tomo 11.
Los fundos Isabelica e Isabelica Abajo. Ubicación que fue producto de una larga discusión entre El MOP y el Banco Obrero. Ya que si bien resultaba la ubicación ideal por su proximidad a la Zona Industrial, presentaba como límite estar en la zona sur de Valencia que tiene como punto vulnerable ser inundable.
El diseño urbano de la Urbanización La  Isabelica: un reto para mitigar la Vulnerabilidad
El desarrollo de La  Isabelica está considerado  la continuación del desarrollo experimental de la construcción masiva de viviendas iniciada por el Banco Obrero y contaba con las innovaciones tecnológicas de la Oficina de Diseño en Avance de esa Institución.   Se dieron cambios significativos en el modelo urbanístico empleado en el país hasta ese entonces. El Banco Obrero de ese momento estaba dirigido por el   Dr. Leopoldo Martínez Olavarría. El  Arq. Alfredo Cilento Sarli, como jefe de la Oficina de Programación y Presupuesto, el Arq. Alfredo Roffé,  Jefe de la Oficina de Programación,  el Arq. Henrique Hernández, Director de Proyecto.  Y siendo integrantes del Equipo de Proyecto los Arquitectos: Mariano Goldberg, Carlos Becerra, Mariluz  Bascones (+), Jorge Castillo, Carlos Jara, Máximo Rojas, y el Ingeniero  Rigoberto Vera.  Se contaba con la asesoría del Dr. Waclaw Zalewski. El programa  contemplaba construir 4.775 viviendas unifamiliares y 3.650 apartamentos para alojar aproximadamente 52.730 personas de bajos ingresos -entre 500 y 1.500 bolívares mensuales- y una densidad general de 203 habitantes por hectárea.
Vista panorámica de la Urbanización La Isabelica. 1965. Colección Catalá. Fuente: Archivo Audiovisual de Venezuela
A continuación veamos la distribución de las viviendas unifamiliares y multifamiliares en las distintas Unidades de Desarrollo (UD) de La Isabelica, en el proyecto original.
Unidades de Desarrollo
No. Viviendas Unifamiliares
No. Viviendas Multifamiliares
UD1
395
128
UD2
441
120
UD3
387
120
UD4

120
UD5

514
UD6

570
UD6

301
UD7

543
UD8

552
UD9
427
166
UD10
418
132
UD11
507
119
UD12
467
135
UD13
548
130
UD14
735

TOTAL
4.775
3.650

Criterios de diseño
Se comenzó a  aplicar los enfoques inspirados en las nuevas ciudades inglesas y, específicamente, en el Plan Hoock.
c.         Dada la magnitud de este programa se ha adoptó un criterio de organización que se adaptara a la macro estructura de la ciudad en lo que se refiere a usos y enlace vial. Dice  Alfredo Cilento. “La idea central del proyecto, un eje lineal de servicios donde además había viviendas unifamiliares, tipo pirámide, donde la vialidad fuese decreciendo por las densidades, y la vialidad principal fuera reforzada, la vialidad secundaria y local entran en las zonas de estacionamiento.” Es decir  avenidas principales, vialidades secundarias  que atraviesan las UD  articulándolas entre si  y con la vialidad principal.








Uno de los patrones del proyecto inicial
Unidad Básica de Desarrollo.  La unidad básica está constituida por tres unidades de desarrollo (UD). Estas representaban un cambio en el criterio tradicional de urbanismo por cuadras para demostrar la poca funcionalidad de este.
Las unidades de desarrollo que antes se llamaban  unidades cooperativas eran especies de condominio, ir desarrollando por módulos autosuficientes  de manera productiva toda la urbanización formando unidades semiautónomas. Cada núcleo era un condominio horizontal, desde el punto urbanístico es el mejor ejemplo.  Entrevista Alfredo Cilento 12.5.08 Por las profesoras del CENDE.-
Se siguió un criterio de desarrollo lineal repitiéndose las UDB sobre una línea de desarrollo definida por los servicios principales de la vialidad, cloacas, acueductos, electricidad y drenajes, sobre ella a estas unidades básicas se agrupan en forma continua para formar la estructura.
Las  unidades básicas no reflejarían físicamente los servicios comunales, los cuales serian ubicados en su periferia, exceptuando los servicios de comercio diario que se incluirían en las Unidades de Desarrollo independientemente de la ejecución de las viviendas y su dotación de servicios, los cuales de esta manera podrán ir siendo complementados o ajustados en el futuro
Las unidades básicas  de agrupación se localizan, siguiendo el sentido de los movimientos principales este –oeste, sobre una línea de desarrollo. Entre ambas se ubicaran los servicios centrales y en los limites  norte sur dos franjas perimetrales verdes, sobre las que se ubican las escuelas primarias y parques. Para las unidades básicas de urbanismo (UB= , se adopta una agrupación cercana a las 9.000 habitantes, conjunto que permite una primera unidad funcional en cuanto a los servicios aislados, con escalones que permitirán programar las distintas etapas de crecimiento.
El diseño se planteó la necesidad de una unidad de ordenamiento  flexible que aceptara ajustes sucesivos. “La ejecución progresiva de este desarrollo plantea la necesidad de que las inversiones en infraestructura sean de acuerdo al uso progresivo de estas .Por lo cual se adopta la solución de base a líneas de servicio con uso a ambos lados de esta”.
“A su vez , las UD se organizan formando dos ejes de actividad, uno exterior de mayor circulación, paralelo a la vía, donde se localiza el comercio local y la vivienda multifamiliar, el cual se remata con la escuela. Otro interior, exclusivamente peatonal donde se ubican los servicios recreacionales y educacionales a nivel local”.
La disminución de las aéreas verdes, consideradas como una carga muy grande para el  instituto, utilización de de espacios encerrados y los jardines concebidos como parte de la vivienda.
Criterios de Construcción
Se concibió como la producción masiva de viviendas, una vez experimentadas las tecnologías de construcción empleadas en la urbanización San Blas. Por lo tanto el diseño y la magnitud de las distintas etapas de construcción han estado de acuerdo con una producción industrializada.
La unidad de desarrollo es un conjunto de aproximadamente 500  viviendas unidad claramente definida, en el conjunto su tamaño se ha determinado como una magnitud económica, en la producción económica por empresa y por etapas, esta unidad servirá como unidad de contratación de las distintas etapas de ejecución su vez , se  desarrollan los servicios comunales centrales, comercio principal, administrativos, diversiones, culto, etc. Se utilizaron los siguientes sistemas constructivos:
Sistema
Empresa
 Constructiva
Sistema A3
VACUUM CONCRETE DE VENEZUELA C. A.

Sistema C-7
Contuven C.A.
Sistema modular de columnas y vigas de concreto en forma “T”.Vigas y columnas prefabricadas con entre piso de semi losas prefabricadas con vaciado en el sitio de topping de concreto.
Sistema D-6
Creamer y Denis S.A
Lift-slab. Sistema modular de concreto armado con mecanización de las operaciones en sitio.
Sistema  B-5
 ATalleres metalúrgicos Van Dam
Sistema estructural metálico en acero, donde los cerramientos son independientes de la estructura
Sistema C-4
Vivienda Venezolana
Sistema modular de columnas vigas y losas de concreto prefabricado, con cerramientos construidos mediante sistema tradicional
Sistema A-4

Sistema de muros portantes losas y techos prefabricados pretensados
Susceptibilidad funcional de La Isabelica 
El nivel organizativo de una determinada comunidad opera como un elemento determinante en el momento de sufrir cambios frente a una adversidad. En este sentido el nivel organizativo esta dado por la capacidad para articularse funcionalmente. Debe existir una visión global de los problemas que se enfrentan, la existencia de mecanismos de articulación entre los distintos actores, y un nivel de información que permita comprender el entorno.
Desde su creación en los años 70 hasta la actualidad, La Isabelica se ha transformado socio territorialmente. Este proceso está caracterizado por el impacto de distintas etapas de políticas de vivienda, de estrategias sociales y económicas en la dinámica de la urbanización y las respectivas respuestas socio organizacionales. En el transcurso de los años emergen nuevos actores sociales e institucionales y se configuran y reconfiguran sus relaciones, conformando hoy una realidad socio territorial compleja y complicada sobre todo para la constitución y el funcionamiento de un sistema de monitoreo socio ambiental que requiere un trabajo integrado de los actores sociales e institucionales.
Dinámica socio espacial y socio organizacional
Desde la creación de la urbanización La Isabelica en los años 70 hasta hoy en día, la dinámica de su desarrollo socio espacial está caracterizado por algunos hitos importantes que han ocurrido en las distintas décadas de su existencia. Algunos de estos hitos están directamente e indirectamente relacionados a las respuestas de los actores sociales e institucionales a las consecuencias de la condición de susceptibilidad intrínseca con la cual fue construida la urbanización (véase capítulo 1). Estas respuestas a su vez expresan la susceptibilidad funcional entendiendo como potencial organizativo, de articulación y de información con el cual los actores enfrentan los problemas socios ambientales.
Años 60/70: Diseño, construcción, adjudicación y ocupación de las viviendas de La Isabelica.
La Isabelica fue diseñada arquitectónica y urbanísticamente para funcionar con la lógica del condominio horizontal lo que socialmente nunca llegó a realizarse efectivamente.  La concepción de la actuación del Estado a través del Banco Obrero consistía en la implementación de una política de complejos habitacionales públicos a través de subsidios, suministrando y administrando todos los servicios de manera prácticamente gratis a los habitantes de las viviendas. Pero con las bajas rentas que tenían que pagar la gente y el aumento paulatino de los precios, pusieron en problemas financieros al Estado en relación al mantenimiento de la urbanización.
La administración de La Isabelica se baso en una actuación unilateral por parte del Estado, el cual realizaba todas las actividades necesarias sin que se requiriera  un esfuerzo comunitario. Pudiera ser esa una de las razones de la debilidad organizativa de los condominios.
La relación de los habitantes con el Estado disminuyo la responsabilidad de organizarse para obtener un buen mantenimiento habitacional y de la urbanización en general con una visión a largo plazo.  Esta relación de dependencia con el Estado y falta de prácticas sociales para mantener las viviendas en buenas condiciones puede haber contribuido a que los habitantes poco desarrollaran un sentimiento de arraigo y de pertenencia comunitaria.  Por ende no estuvo presente una visión integral y una actitud colectiva frente a los problemas  de la urbanización.
Recordemos que la urbanización fue planificada para distintos grupos sociales y su población vino de diferentes zonas del país. El grupo social de origen de los pobladores originales fue heterogéneo tanto  por que respondían a distintas corrientes migratorias como  a distintos niveles de ingreso de acuerdo a su ubicación laboral. Lo cual incidió en la configuración del actual tejido social.
Se abre como interrogante el efecto  que para el tejido social pudo haber tenido el proceso de autoconstrucción de los sectores 3, 4, 5 y los bloques del 20 al 36: ¿Los habitantes de estas viviendas constituyeron tejidos sociales? ¿Tienen un mayor sentido de pertenencia a La Urbanización? ¿Un mayor grado de organización social?  Está por evaluar para efecto de la escogencia de la zona piloto las respuestas a estas interrogantes.
Años 70/80: Etapa de convivencia social pautada por actividades comunes y la creación de Asociaciones de Vecinos en los años 80.
Según la percepción de una de las fundadoras de La Isabelica, los años 70 y 80 era una época de convivencia social y solidaria en La Isabelica. “Había participación, habían áreas verdes, integración con las comunidades, estábamos todos integrados, relacionados, en los 70 había un auge deportivo y se organizaban las ferias de La Isabelica. Ahora hay mucha diferencia entre una comunidad y la otra…” (Flor Jiménez)
La Isabelica fue construida como un complejo habitacional donde las instalaciones deportivas, ubicadas en toda la urbanización, jugaron un papel fundamental como oportunidades recreativas para los habitantes, en su mayoría obreros de las empresas y sus familias. Los complejos deportivos debían ser un elemento importante de integración social de la urbanización que en su dimensión expansiva más bien era una ciudad, una ciudad satélite. Las instalaciones deportivas eran y son aprovechadas/usadas también por personas que no  viven dentro de La Isabelica sino en sus alrededores.
No obstante, la diferenciación original y estructural entre las formas habitacionales (casas, apartamentos, bloques) de la urbanización marcó desde su inicio una cierta fragmentación socio territorial que se iba acentuando con los años.  A raíz de la promulgación de la Ley de Propiedad Horizontal del año 1983 (Gaceta Oficial No. 3241 Extraordinaria del 18 de agosto), se constituyeron las primeras Asociaciones de Vecinos. Para el 2005 La Isabelica contaba con 13 Asociaciones de Vecinos, una para cada uno de los sectores.
Años90: Deterioro de las condiciones de vida
En el contexto del proceso de crisis nacional, en La Isabelica se evidenciaron fenómenos sociales similares a lo ocurrido a nivel nacional. Si bien el proceso de descentralización político-administrativo  contribuyó a la solución democrática de la crisis de legitimidad del Estado, no condujo necesariamente a un mejoramiento de los problemas de servicios básicos a nivel (micro) local.  La falta de recursos financieros de las instituciones incidió en el incremento de los  problemas por falta de mantenimiento de los servicios básicos.
El esfuerzo por la reproducción social se centro en las unidades domesticas o familias. De esta forma la búsqueda de respuestas a la crisis fue fundamentalmente en el ámbito privado de la familia negando que el desarrollo de una organización colectiva demandara respuestas a las instituciones del Estado. A raíz de un proceso de precarización laboral y pauperización social, la clase media y media baja afectada de La Isabelica buscó soluciones de sobrevivencia sobre todo a nivel habitacional y de ingreso vía autoconstrucciones irregulares: sea para ampliar las casas o apartamentos o para construir anexos, ocupando espacios verdes y espacios públicos/comunes.
Años 2005 hasta la actualidad: Nuevas organizaciones sociales, programa de rehabilitación de La Isabelica y proceso de fragmentación socio organizacional
A partir del comienzo del gobierno de Chávez en el 1998 y la reforma constitucional en el 1999, se producen cambios en las formas organizativas en La Isabelica, a consecuencia de la implementación de una estrategia de política social que enfatiza, como exigencia,  la participación de los sectores populares en las políticas públicas a través de su organización social colectiva. En el ámbito de la política de vivienda se promulga la Ley de la Legalización de los Títulos de Propiedad de Tierra Urbana, con el objetivo de regularizar la propiedad de los terrenos de las viviendas en los sectores populares. Este contexto estimulo la creación de los s Comités de Tierra Urbana (CTU) en La Isabelica para organizar el proceso de la regularización de la titularidad de los terrenos de cada una de las casas y la propiedad horizontal de los terrenos de los bloques. Ya ese proceso culminó para las viviendas unifamiliares y está pendiente el de los Bloques.
 Lo que sí es obvio, es que con la aparición de las Juntas de Condominio, los Comités de Tierra Urbana y los Consejos Comunales a partir del 2000/2001, se fragmentan aún más los espacios socios territoriales dentro de la urbanización.
En el año 2000 comienza la ejecución en La Isabelica el  PROGRAMA DE  REHABILITACIÓN DE URBANIZACIONES POPULARES del CONAVI.  En este Programa, intervienen fundamentalmente el sector público nacional, representado por el CONAVI y la administración local, representado por  la Alcaldía de Valencia por medio de FUNVAL – Fundación para el Mejoramiento Industrial y Sanitario de Valencia. Tal iniciativa no nació como reivindicación por parte de los habitantes de los Bloques de La Isabelica sino fue una política nacional. El CONAVI, ente responsable del funcionamiento y mantenimiento del complejo habitacional La Isabelica, transfiere  esa función a la Alcaldía y para esto es condición necesaria la constitución de Juntas de Condominio.
 La necesidad de coordinar este gran número de Juntas, favoreció la constitución de la Asociación Civil, ACOISA, Asociación de Condominio de La Isabelica, que tenía como objetivo conformar las Juntas de Condominio de todos los edificios en rehabilitación. Se constituyeron 189 Juntas de Condominio de un total de 93 Edificios, los cuales no son legalizados en su totalidad. Según la opinión del Presidente de ACOINSA, William Martínez, el trabajo con las Juntas no es, ni ha sido desde el principio fácil porque entre los habitantes de La Isabelica nunca se ha desarrollado una cultura de propiedad horizontal.
El Programa de la Rehabilitación tuvo una repercusión positiva en los habitantes de la urbanización no solo benefició a los residentes de los Bloques sino también al atacar problemas comunes como es embellecimiento de la urbanización a través de la pintura y la reparación de los Bloques a la totalidad de La Isabelica. Queda para una última etapa aún no comenzada, la iluminación y las cercas perimetrales.
Características de la Susceptibilidad Funcional en La Isabelica
Se observan evidencias empíricas de falta de visión articulada entre las distintas organizaciones sociales que hacen vida en  La Isabelica. Se señala en los testimonios un solapamiento entre las competencias de las Asociaciones de Vecinos y de los Consejos Comunales con sus respectivas organizaciones de base (CTU, Mesas Técnicas de Agua - MTA, Comités de Salud etc.). Por ejemplo ACOISA convoca a una Asamblea de Ciudadanos igual que lo deben hacer los Consejos Comunales. Las Juntas de Condominio de ACOISA trabajan por Mesas Técnicas y los Consejos Comunales también.  Según la opinión del presidente de ACOISA hay conflictos con las Asociaciones de Vecinos. Por otra parte es evidente una abierta polarización política que atraviesa las prácticas de las organizaciones sociales.
¿Existen realmente conflictos entre las distintas organizaciones sociales? ¿Se trata de problemas causados por la definición de las áreas de competencia? ¿Tienen visiones excluyentes sobre La Isabelica y sus problemas? ¿O es un problema político?
Hasta el momento, ni la cultura de la propiedad horizontal, ni las existentes prácticas sociales de organizaciones comunitarias de base han podido fortalecerse en La Isabelica.
La atomización y fragmentación que caracteriza el conjunto de las prácticas sociales en la urbanización, es por un lado expresión de esa debilidad organizacional y por el otro lado consecuencia de las diferentes lógicas de funcionamiento, de visiones e intereses que dominan (en) las organizaciones.
Cuando uno de los testimonios dice: “Nos ven como un barrio, no como una urbanización. Eso es el problema de La Isabelica, que nos ven como un barrio.”  “La Isabelica es muy atípica”, expresa una tensión entre una determinada pertenencia social por un lado y socio espacial por el otro.
La fragmentación social y un sentido de pertenencia no compartido entre los habitantes de La Isabelica se hace evidente en expresiones como: “La Isabelica son varios mundos, son varios pensamientos.” “Nosotros no hemos entendido que es lo que es La Isabelica.” Esta situación y auto percepción socio territorial pudiera explicar la dificultad de aproximación que diversas instituciones han tenido para ejecutar programas de distinto tipo en La Isabelica.
Todo lo anterior señala que el nivel de organización social de los pobladores de La Isabelica  se caracteriza por una fragmentación socio espacial y organizacional con poca o ninguna articulación entre los actores organizacionales lo que implica una susceptibilidad funcional significativamente baja. Como podemos expresar de manera resumida en el siguiente cuadro:






SUSCEPTIBILIDAD FUNCIONAL DE LA URBANIZACIÓN LA ISABELICA



AMBITO ORGANIZACIONAL



AMBITO SOCIO ESPACIAL


AMBITO DE COMUNICACIÓN
  • ATOMIZACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES
  • FRAGMENTACIÓN SOCIAL
  • CONFLICTOS ENTRE LAS ORGANIZACIONES
  • DEPENDENCIA DEL ESTADO

  • DESARTICULACIÓN ENTRE SECTORES Y BLOQUES
  • FALTA DE PERTENECIA SOCIO ESPACIAL
  • FALTA DE VISIÓN INTEGRAL DE LA URBANIZACIÓN

  • POCA INFORMACIÓN ACERCA DEL ENTORNO

Por último,  de las entrevistas   con los actores comunitarios e institucionales  y de la investigación realizada  en cuanto a los reclamos de la comunidad,  podemos rescatar que no existe una conciencia muy fuerte acerca de su problemática socio ambiental, más bien, hay señalamientos individuales y de pequeños grupos. Aún cuando los problemas existen y pueden considerarse importantes para los expertos.     A continuación resumiremos en un cuadro con las opiniones de actores institucionales y comunitarios:

Opiniones de algunos actores institucionales y comunitarios sobre problemas socio ambientales de La Isabelica

Actores institucionales
Actores comunitarios


Vulnerabilidad por el drenaje
-          áreas afectadas por inundaciones
-          canal de drenaje embaulado produce gases
-          descarga de aguas negras en el sistema de drenaje
-          Desechos sólidos caen al canal de drenaje
-          Canal de drenaje embaulado produce gases
-          Aguas negras caen al canal de drenaje
-          Hundimiento de aceras



Amenazas externas

-          depósitos de municiones en el CORE 2
-          cercanía al aeropuerto
-          riesgo atmosférico por humo negro de RESIMON
cercanía de empresa que trabaja con aerosoles
-          emisiones de humo negro de RESIMON

Amenazas naturales
terremoto

SUSCEPTIBILIDAD CONSTRUIDA.
Descripción de la urbanización en su situación actual
La Urbanización Isabelica está ubicada en el municipio Valencia, parroquia Rafael Urdaneta. Como se señala en la sección del diseño de La Isabelica, esta fue diseñada en base a 15  espacios o unidades de desarrollo denominadas UD. Esta denominación  fue  sustituida (por razones que aún no hemos determinado)  en el caso de las áreas fundamentalmente de viviendas  unifamiliares por los denominados sectores, término que es el utilizado en la actualidad tanto por los residentes como por las instituciones públicas y privadas. En el caso de los bloques, las áreas donde se ubican son denominadas manzanas. Y el área central es denominada de diversas maneras, algunas veces como manzana y otras como área comercial.
De acuerdo a la planificación original en La Isabelica se edificaron 4775 casa y 3650 apartamentos. Estas viviendas están dispuestas de tal manera que los proyectistas del Banco Obrero “favorecieron”  un funcionamiento autosuficiente en lo interno de cada uno de estos UD y a su vez una relación con los ejes principales, (vías) que cruzan en sentido este – oeste la urbanización. Con los más de 43 años de vida de esta populosa urbanización, han habido cambios pero en general las asignaciones de uso que fueron definidas al diseñar La Isabelica  se mantienen pero ha venido sucediendo un progresivo proceso de “densificación” tanto en el aumento del área construida (producto de la ampliación de las casas y apartamentos) como por el incremento del área dedicada al comercio (tanto formal como informal) Así mismo el área comercial originalmente definida  (Área Central) se mantiene, pero su uso no ha sido controlado tanto internamente como en las áreas aledañas, originando diversas situaciones (insalubridad, colapso de los servicio de red, congestionamiento vehicular, etc.) Y los servicios de red que fueron diseñados para una demanda estimada y bajo el supuesto de un mantenimiento adecuados, han venido colapsando debido a que la demanda se incremento (tanto por mayor población como por el también aumento de las actividades comerciales) y el mantenimiento no fue el adecuado. Es el caso principalmente de las redes de acueducto, cloacas y drenajes.
Para elaborar una descripción de La isabelica, el equipo CENDES  tomo en cuenta tanto  al diseño original de la urbanización,  el tipo de vivienda  y su  ubicación espacial pero también  la “visión que tiene sus residentes” de su urbanización. Es así que  para su análisis a la urbanización de dividió en 5 áreas. (Ver cuadro de Zonificación Propuesta y Esquema  No.1)
Sectores del Norte :  Son los sectores 1 al 5, que corresponde a las UD 1 al 4 del proyecto Original. Corresponde a viviendas unifamiliares de 1 y 2 pisos.
Sectores del Sur: Son los sectores 6 al 13 que corresponden a las UD 9 a la UD 15 del proyecto original de la original. Corresponde a viviendas unifamiliares de 1 y 2 pisos.
Bloques del área central: Esta agrupación de bloques se subdivide a su vez en dos subsectores, norte y sur.
Al norte están agrupados en tres manzanas en sentido  oeste este los bloques identificados con los números que van desde el 11 al 38. En la manzana  al extremo oeste están los bloques del 11 al 21, en la manzana central los bloques del 22 al 30 y en la manzana en el extremo este los bloques del 31 al 38. Estas tres manzanas corresponden a las UD 5 y UD 6 del proyecto original de la urbanización.
Al sur están agrupados en tres manzanas los bloques que van desde el 39 al 79. En sentido este – oeste, en la manzana al extremo este están los bloques del 39 al 48, en la manzana central los bloques 49 al 62 y en la manzana al extremo este del 63 al 79. Es importante resaltar que en esa última manzana es donde hay más apartamentos  porque hay bloques con hasta 6 escaleras, a diferencia del resto que suelen ser de dos y hasta de una escalera los más pequeños.
Bloques dentro de los sectores: Estos bloques se ubican un grupo al sur y otro al norte.
Al norte, están los bloques del 1 al 10, ubicándose en orden progresivo en sentido oeste – este el bloque 1 en el sector 1 y el bloque 10 en el sector cinco.
Al sur, están los bloques 80 al 93. Se ubican progresivamente en sentido este – oeste estando el 80 en el sector 6 y el 93 en el sector 12. En el sector 13 no hay bloques.


 Área Central.
En la isla central es el área por excelencia comercial. En el proyecto original se contemplaba la construcción de un Centro de Servicios donde se ubicarían dependencias gubernamentales y privadas y 110 locales comerciales. En la actualidad allí se ubica el Supermercado Central Madeirense el cual fue inaugurado el 30 de Noviembre de 1972  y fue el primero de esta Cadena de Supermercados que se ubico fuera de Caracas. En la actualidad continua sus operaciones y se ha constituido en un importante centro de abastecimiento  para residentes de La Isabelica. Se localizan también numerosos comercios como panaderías, quincallas, licorerías, restaurantes, abastos. Asimismo  La Isabelica cuenta con un Mercado Periférico que “abarca un área de 24.560 metros cuadrados, poco más de dos (02) hectáreas, está localizado próximo a la isla central de la urbanización.  Fue construido entre los  años  1976-1978 por la administración municipal de la época, con el objeto de facilitar a los residentes de las zonas aledañas el abastecimiento de alimentos” (Fundación Tierra Viva, 2006) En esta Área Central  se ubican también importantes instalaciones deportivas como piscinas, diversos campos de deportes, canchas, entre otros.
Los servicios y espacios públicos
En el diseño de La Isabelica se contemplaron un conjunto variado de servicios y espacios públicos. Los más relevantes por su magnitud son los dedicados a los deportes y la recreación. En general los habitantes de La Isabelica están muy orgullosos de las múltiples instalaciones deportivas que existen en su urbanización y con orgullo suelen decir “La Isabelica fue hecha como una ciudad deportiva” Lamentablemente la falta mantenimiento ha originado que con el tiempo se hayan deteriorado no obstante siguen prestando un importante servicio público.  En segundo orden por el área que ocupan están las áreas educativas. Las originalmente incluidas en el diseño original se han agregado otras tanto públicas como privadas.
Fuente: Alcaldía de Valencia. Instituto Municipal de Ambiente. Programa SIGVAL. Ubicación de Institutos Educativos y Centros Deportivos en Urb. La Isabelica. Parroquia La Isabelica. 2007. http://sector05.blogspot.com/
Otro servicio público de especial referencia en La Isabelica es la salud. El Ambulatorio de La Isabelica del sector público, el Centro clínico La Isabelica y la Policlínica Elohim del sector privado son las tres instituciones más emblemáticas. El Ambulatorio actualmente está en  un proceso de rehabilitación que ya fue cubierto en buena parte en lo que tiene que ver con la infraestructura pero que tiene aun carencias en cuanto a personal, equipos y materiales. Por lo tanto en la actualidad solo atiende emergencias y no tiene hospitalización. Por su parte el Centro Clínico La Isabelica fundado en 1972 y según su hoja web ofrece “con atención permanente de primera calidad, clasificada clase "A" de acuerdo a las normas Covenin” (www.cci.com.ve), al igual que la Policlínica Elohim, situada en el Sector 5 de la urbanización.
Centro Clinico La Isabelica                                  Hospital Ambulatorio La Isabelica
Recientemente por iniciativa del sector público se ha ampliado los servicios de salud, se han construido varios Módulos de Barrio Adentro, un Servicio de Rehabilitación Integrada en el sector 5.
En referencia a los espacios públicos en el diseño original de la urbanización se definieron amplios espacios públicos. Los más extensos son dos áreas que están ubicadas al norte y sur de la urbanización denominadas parques.  En la actualidad estos espacios están ocupados por usos industriales o comerciales. Dentro de la Urbanización  están áreas de plazas ubicadas a lo largo de los dos ejes viales principales (Avenidas Este- Oeste 1 y Este – Oeste 4) siendo la más importante la Rafael Urdaneta. A lo interno de las manzanas de los Bloques, existen espacios dentro del conjunto de bloques. Bilbao de Quintana los describe claramente cuando señala que los bloques “están ubicados de tal forma que crean un espacio totalmente cerrado. Es un espacio interno de las agrupaciones como el patio trasero de una casa. Están conformados unos por cuatro edificios y otros por tres. Se clasifican como espacios semiprivados, debido a que son utilizados por los habitantes de las agrupaciones” (Bilbao de Quintana, 1986:73) En la actualidad buena parte de estos espacios a lo largo de los años por falta de mantenimiento están muy descuidados, algunos con basura, escombros o utilizados como estacionamientos o informales talleres. 
Otros espacios públicos de especial relevancia son los espacios peatonales. Por un lado los que están ubicados a lo largo de las vías principales y secundarias. En el diseño original se contemplaron aceras amplias en los ejes viales principales, pero con el tiempo estos espacios han sido ocupados por quioscos, buhoneros, estacionamientos improvisados. El caso más grave de esta situación se presenta en los alrededores del Mercado Periférico donde la situación de anarquía por la presencia de vendedores informales es una de los principales reclamos de los vecinos.  Las aceras de las vías secundarias sin llegar a una situación tan grave, se han visto obstaculizadas tanto por el sector informal del comercio como por construcciones no autorizadas (garajes, rejas, portones,etc)

Y finalmente están las veredas, que constituyen el único modo de acceso a las viviendas ya que comunican a las vías secundarias y estacionamientos de los sectores con las casas. Pero la construcción de ampliaciones y de locales comerciales en la planta baja de algunas casas, han reducido el ancho de las veredas, a un extremo que solo puede pasar una persona a la vez.

A continuación citaremos una descripción que hace el representante del Consejo Comunal del Sector 5, (René Barbou), donde refleja claramente varios de los aspectos que con referencia a los espacios públicos se han señalado:
“El Sector 05, al Noreste de la Urbanización está conformado por un bloque con 64 apartamentos, En su planta baja tiene un amplio abasto, estilo supermercado, también dos peluquerías. La escuela privada “Madre De Dios” cuenta con más de quince años y hacia la avenida Norte Sur 01 está la Clínica “Santa Bárbara Bendita” hay ventas de comida rápida, venta de repuestos automotrices, alquiler de películas, teléfonos y algunos otros. Y Fuera del sector pero muy cercanos tenemos dos farmacias, liceos y colegios nacionales, hacia el centro de la urbanización hay campos deportivos, piscinas, etc. En el propio sector hay un campo de béisbol, un campo de Softbol y cancha de tenis y Basket. En la parte de salud hay además de la clínica un SRI. Servicio de rehabilitación Integrada, al norrte del sector.
Actualmente las áreas verdes de la urbanización se han poblado de tarantines de venta rápida (Kioscos), lo que ha causado gran molestia a los vecinos.
El Sector 5 tiene una superficie de 8.5 Hectáreas aprox. Incluyendo el campo deportivo. Se Localiza al sureste de la ciudad de Valencia, entre las coordenadas (10º 09’ 59 35” N - 10º 10’ 16 36” N y 67º 57’ 59 03” O - 67º 58’ 11 70” O)”
(http://sector05.blogspot.com/).
En el mapa No. 2 se observa la ubicación del sector 5 en relación con los sectores ubicados en el área de los Sectores del Norte.

 Las ampliaciones y los cambios de uso
            Tres procesos con referencia a sus viviendas han marcado el devenir de La  Isabelica, uno la ampliación de las casas y apartamentos, el segundo asociado en parte al primero,  es la construcción de locales comerciales en los apartamentos ubicados en la planta baja principalmente de los bloques alineados a lo largo de los ejes viales principales. El tercer proceso que ya hemos mencionado, es la ocupación por el comercio informal de las aceras.


Ampliaciones de casas y apartamentos
            El crecimiento de las familias y la dificultad de adquirir o alquilar una vivienda, ha originado que en todos los sectores de viviendas y manzanas de bloques se realizaron y se están realizando lo que Acosta denomina intervención de los usuarios en las instalaciones: “ampliaciones” de las viviendas y apartamentos. Es una situación común que casas de dos pisos que tenían originalmente 65 m2 en la planta baja amplían su vivienda hasta tres veces su tamaño original . Esto se observa claramente al revisar los avisos de venta de casas en La Isabelica donde abundan las ofertas de inmuebles de este tipo. A continuación se cita un aviso en internet donde se observa claramente esta situación.
“Vendo Excelente casa ubicada en la Urbanización La Isabelica sector 4 cerca del comando regional Nº 2. PLANTA BAJA 179 MTS APROX.4 habitaciones, 3 baños, 2 salas, 2 comedor, amplia cocina,2 puestos de estacionamiento cerrados con portón eléctrico y una cámara de seguridad, piso de cerámica totalmente y cocina empotrada acabados de puertas y marcos de madera. PLANTA ALTA CONSTRUCCION DE 65 MTS APROX.2 habitaciones, 1 baño, 1 sala comedor, amplia cocina, lavandero.
            No tiene el Equipo CENDES información de que exista un inventario de estas construcciones no permisadas, no obstante que tanto los vecinos como las autoridades señalan el peligro que pueden representar a la hora de un desastre. Algunas de las consecuencias de esta situación son varias:
a.- Creación de condiciones de vulnerabilidad. Estas construcciones que son desarrolladas de manera individual  por las familias y ejecutadas en general por personal  que se ha formado en la práctica de construcción pero no tienen una formación necesariamente técnica, levantan construcciones que pudieran comprometer la estabilidad de las edificaciones.
b.-.- Afectación de la libre transitabilidad por las aceras y veredas. La ampliación de las casas y apartamentos suele hacerse a expensas de las aceras y veredas. En las fotos que acompañan este informe se observa claramente esta situación. Un caso que merece especial relevancia es la situación de las veredas, donde el ancho asignado en el diseño original (y que puede ver aún en algunos sectores) se ha reducido de tal manera, que solo puede transitar  una persona a la vez.
c.- Incremento de la demanda de servicios de red. El aumento de la población que reside en la urbanización y el incremento de los locales comerciales, ha originado un aumento de la demanda   de agua potable, un aumento del volumen de aguas servidas. Esta situación ha originado entre otras consecuencias la práctica de instalar bombas en las viviendas y locales comerciales. Estos cambios de presión y vacios que originan las bombas y los años de servicio de la red de acueductos ocasionan rupturas. En el caso de la red de cloacas, al aumento del volumen de aguas servidas se suma la construcción de ampliaciones en las viviendas que empotran indebidamente las tuberías ocasionando obstrucciones, descargas libres y hasta desbordes.
 Construcción de locales comerciales en la planta baja de los bloques. 
            En las plantas bajas de los bloques en el diseño original se incluían áreas para comercios y apartamentos. A lo largo del tiempo  algunos de estos apartamentos fueron modificados y convertidos en locales comerciales. Esta situación en especial se presenta en los edificios ubicados a lo largo de los dos ejes viales principales denominados (este – oeste 1 y este – oeste 4) sobre todo en el eje que comunica con la Av. Henry Ford de la Zona Industrial. Ver foto.
            Estos locales comerciales no planificados entre otras consecuencias negativas están las siguientes:
a.-Al igual que las ampliaciones de las casas y apartamentos, estos locales comerciales no planificados originan aumento de la demanda de servicios de red (agua potable y cloacas) pero sobre todo representan un aumento de la demanda de electricidad y de la producción de desechos sólidos. Es así como se configura una situación de aumento de la demanda desde el uso residencial y comercial en la casi totalidad de los servicios de la Isabelica.
b.-Otro aspecto que es afectado en parte por estos locales comerciales es el transito. Esta es una de las quejas más reiteradas que hacen sus vecinos. Por estar ubicados en las dos vías por donde los vehículos entran y salen de La Isabelica, la entada y salida de carros hacia los locales obstruye el transito sobre todo en las horas pico y en el acceso a la Av. Henry Ford.
c.-Al ser locales comerciales ubicados en construcciones que no fueron hechas para ese uso, aspectos asociados a la seguridad no son debidamente cumplidos. Salidas de emergencia, deposito de sustancias peligrosas o explosivas, prevención de incendios, etc.

Ocupación de las aceras y calles por parte del sector informal
            Esta ocupación se ha venido incrementando sostenidamente. Es de dos tipos por una parte quioscos  que venden diversas mercancías  y se prestan servicios varios (ventas de comida, teléfonos, fotocopias) Ver fotos. El otro grupo son los vendedores de frutas, verduras y mercancía seca y más recientemente los denominados “sancocheros” , este último grupo se localiza en los alrededores del Mercado Periférico.
            Las consecuencias de esta ocupación de las aceras y hasta de las calles es una situación que trae consecuencias en diversos aspectos, ente los que están:

b.- Producen un importante volumen de residuos sólidos que son dejados en la calle a veces sin respetar el horario de recolección. Esto produce olores nauseabundos, presencia de insectos y roedores y caída a los drenajes de basura.a.- Obstruyen el libre tránsito de los peatones por las aceras lo que origina que tengan que caminar por las calles y hasta correr el peligro de ser afectada por el volcamiento de los fogones donde se cocinan los sancochos.
c.- Obstaculizan el tránsito automotor  especialmente en los alrededores del Mercado Periférico.


Obras públicas
La principal obra pública obviamente es la Urbanización La Isabelica la cual como fue señalado al principio, fue en su momento una de las principales iniciativas del Gobierno nacional de ese entonces.
En esta sección vamos a referirnos a dos obras que se construyeron posteriormente y que por diversas razones son muy importantes para comprender la urbanización. Se trata del Mercado Periférico y el Boulevard de La Isabelica.
Mercado Periférico
En 1979 la Alcaldía de Valencia por intermedio de FUNVAL construye el Mercado Periférico de La Isabelica. Esta estructura fue diseñada para albergar a mas de 300 pequeños comerciantes, áreas de descarga, estacionamientos. Con el tiempo y la ausencia de una adecuada administración se ha venido configurando una situación de anarquía debido a la ocupación de áreas comunes para la instalación de ventas, la ocupación de los estacionamientos y áreas de descarga de mercancía. A esto se suma la situación antes descrita, de la “invasión” de sus área aledañas por buhoneros, “sancocheros” y vendedores de frutas y verduras.
En el año 2006 la Fundación Tierra Viva realizó un importante estudio sobre la situación del Periférico y en la siguiente cita se expresa la problemática situación que allí se presenta.
“El Mercado Periférico de la Urbanización La Isabelica, está ubicado geográficamente en el  Municipio Valencia, Parroquia Rafael Urdaneta, Urbanización la Isabelica, Limites: Norte: calle este-oeste 02. Sur: calle este-oeste 03. Oeste: calle norte-sur 04. Este: calle perimetral del mercado periférico. (limita con el gimnasio Jorge Romero Celis y la Clínica La Isabelica.); el cual abarca un área de 24.560 metros cuadrados, poco mas de Dos (02) Hectáreas, fue construido entre los  años  1976-1978 por la administración municipal de la época, en ejercicio de las competencias que sobre el particular le confería la Ley Orgánica de Régimen Municipal, en materia de prestación de servicios públicos, con el objeto de facilitar a los residentes de las zonas aledañas el abastecimiento de víveres, mercancía seca, productos agrícolas y de origen animal, así como contribuir a regularizar las actividades de los  expendedores, otorgándoles un espacio físico adecuado para el mejor desarrollo de sus actividades, como en efecto ocurrió en sus inicios.
 Sin embargo, con el devenir del tiempo, por circunstancias que desconocemos, la situación del mercado comenzó a anarquizarse, se construyeron numerosos locales o establecimientos comerciales adicionales, al parecer de manera ilegal, sin cumplir con los estándares mínimos requeridos para ese tipo de establecimientos, e incluso se construyeron algunos que por su naturaleza no deberían estar o funcionar allí, como es el caso de las Licorerías, aunado a ello se inicio un proceso de deterioro progresivo de las instalaciones, se permitió la instalación de expendedores en las aéreas destinadas originalmente para estacionamientos y zonas de carga y descarga y finalmente las actividades allí realizadas rebasaron la propia capacidad física de las instalaciones originalmente diseñadas, lo que no solo ha cambiado notablemente la imagen del mercado, sino que ha terminado por convertirlo en un factor de generación de malestar en la comunidad, contrario a lo que se buscaba  según la concepción original.” (Fundación Tierra Viva,2007. Subrayado propio)
 El Boulevard
En el año 2000 la Alcaldía de Valencia realiza el Boulevard, con el objetivo entre otros de embaular los canales principales de drenaje ubicados en el medio de los principales ejes viales (este-oeste 1 y este – oeste4). Desde su construcción ha levantado variadas y hasta encontradas opiniones. Ver foto,
Una de las críticas es que no cuenta con rampas para las personas con limitaciones físicas. Otras tienen que ver con la falta de mantenimiento de las luces y bancos. Y finalmente esta la crítica más importante que se hace, referente a que impide realizar el debido mantenimiento de los canales de drenaje donde descargan los drenajes de  toda la urbanización y también aguas servidas producto del mal estado de las cloacas y el empotramiento  irregular de cloacas en los drenajes cuando se hacen ampliaciones de casas, apartamentos y locales comerciales. Y también son el destino de la basura de las calles.
Susceptibilidad construida
En paginas anteriores se establecía “existe una vulnerabilidad de la comunidad de la Isabelica  asociada  a factores  de susceptibilidad o predisposición intrínseca, una susceptibilidad funcional o derivada del nivel de relaciones de los miembros de la comunidad y una susceptibilidad construida depende de los usos o intervenciones que acentúan o mitigan  las amenazas.”
En  el proyecto de La Isabelica fue incorporado en el diseño  las medidas necesarias para una población estimada y con un crecimiento tendencial , una gestión pública definida,  unos servicios asociados a un uso fundamental residencial , etc.
Pero si entendemos a La Isabelica como parte de Valencia y esta  como una ciudad que funciona como un sistema, es claramente entendible que no obstante todas estas previsiones cuando los otros elementos del sistema se modifican, La Isabelica también se modifica. Este funcionamiento sistémico  explica algunas de las situaciones negativas que se describían en la sección anterior configuran una situación de susceptibilidad construida.
Se podría resumir esta susceptibilidad en cuatro grandes aspectos:
a.- Servicios de red colapsados especialmente acueductos y drenajes. A pesar de un diseño urbano donde se tomaron en cuenta las limitaciones del terreno (Ver capítulo 2) hoy cuando La Isabelica tiene más de 43 años de fundada uno de sus principales problemas es el suministro de agua potable y el estado del sistema de cloacas y alcantarillado. Este se explica por la combinación de un conjunto de procesos tanto externos (estos se señalan en el capítulo sobre la susceptibilidad intrínseca) y por las modificaciones que en las viviendas, áreas comunes, espacios públicos han realizado tanto sus pobladores como instituciones públicas. Los cambios de uso y las ampliaciones y modificaciones de las viviendas han originado por una parte mayor demanda de agua potable y mayor descarga de aguas servidas. Y por otra parte estas  modificaciones en algunos casos han originado rupturas o inadecuada descargas de las aguas servidas.
Drenaje pluvial  anexo al Sector 5 y CORE II con presencia de aguas servidas
b.- Ocupación no controlada de los espacios públicos y áreas de transito por construcciones y/o comercio informal. La transitabilidad en La Isabelica se encuentra en algunos sectores comprometida. Los alrededores del Mercado periférico son el área más problemática. Y a nivel de los sectores, la obstrucción parcial de  las veredas es una situación que tiende a complicarse cada día más. Esta situación es  extremadamente grave  en el caso de cualquier contingencia que pudiera presentarse.
c.-  Intervenciones   y ampliaciones en las casas, apartamentos, áreas de uso común, aceras. Las ampliaciones de los apartamentos y casas en algunos casos retan la Ley de la Gravedad y en otros el mínimo sentido común. No hablemos de los criterios técnicos de construcción.  Esta situación  puede comprometer  la estabilidad de los edificios tanto por una contingencia (temblor, terremoto, tormentas)  o hasta por sobrecarga de las fundaciones que sustentan estas “crecientes” ampliaciones.
d.-  Obras Públicas que se son percibidas como  problemas por  comunidad (El Boulevard y el Mercado Periférico)
Estas edificaciones que tenían como objetivo mejorar la calidad de vida de los pobladores  de La Isabelica, se han convertido con el tiempo en problemas. No conocemos las causas, pero esa situación está contribuyendo a crear una situación de vulnerabilidad construida.
Es Boulevard impide conocer cuál es la situación de los drenajes principales y por ende las necesidades de mantenimiento que pueda requerir y su incidencia con la situación en general de los drenajes de la urbanización.
El Mercado Periférico es un lugar que se ha convertido en una fuente de problemas de salud pública, de congestionamiento vehicular, de inseguridad.
Referencias Bibliograficas:
Alcaldía de Valencia. Instituto Municipal de Ambiente. Programa SIGVAL. Mapa de Ubicación de Institutos Educativos y Centros Deportivos en Urb. La Isabelica. Parroquia La Isabelica. 2007
Banco Obrero. Marino Lemos. 50 años de Vivienda de Interés Social en Venezuela.1978.
Banco Obrero. Plano. La Isabelica UD 1,2,3 y 4. Nomenclatura Sectores 1,2,3,4 y 5. Escala 1:1000, noviembre 1968
Bilbao de Quintana, Miren. Estudios de los Espacios abiertos en las agrupaciones de viviendas multifamiliares de baja altura en los desarrollos del Banco Obrero-Inavi. Tesis  Maestría FAU-UCV.1986.
CENDES – UCV-Mindur . VALENCIA 1952-1985 . Análisis de los servicios. Caracas junio 1977.
Cilento, Alfredo. “ La visión Estratégica del Banco Obrero en el Periodo 1959-1969”. En : Lovera Alberto. Desarrollo Urbano, Vivienda Estado. Caracas: Fondo Editorial Alemo.
Cilento, Alfredo y Antonio Conti. Presentación Programa Experimental de Vivienda. San Blas, (1962-1965). Mayo 2008.
Comisión Nacional de Urbanismo. Plano regulador  de Valencia Integral, Nro.1. Septiembre 1955.
CONAVI. Programa IV: Rehabilitación de Urbanizaciones Populares http://www.conavi.gov.ve/portalvivienda/queesconavi.htm
Delgado Villasmil, Jesús. Hacia una planificación urbana para la reducción de los riesgos ambientales. En: Urbana Nro 7  Caracas 2002
Fundación Tierra Viva. Informe sobre el Mercado Periférico de La Isabelica. 2007
Gilbert, Alan (2001).  La vivienda en América Latina. Instituto Interamericano para el Desarrollo Social (INDES). http://indes.iadb.org/pub/I-7UE-Es.pdf
Isabelica, en Valencia. Modelo de Planificación Urbana. En:   Arquitectura e Ingeniería, Nro.2.Marzo-Abril 1970,65-71